Nota de Análisis N° 18

LA LEY DE PARIDAD DE GÉNERO EN SU PRIMERA ELECCIÓN

El 50-50 es en realidad un 80-20

La primera ley de cupo femenino en Salta se remonta al año 1995, ésta modificó el régimen electoral en la provincia y estableció que las fuerzas electorales no podrán en sus listas de candidatos incluir más del setenta por ciento (70%) de personas del mismo sexo, debiendo ubicarse cada dos candidatos de igual sexo, uno como mínimo del otro sexo.

Dicha normativa estuvo vigente hasta noviembre del año 2016 cuando se sancionó la Ley Nº 7955 que estableció la regla de equidad en la representación legislativa (paridad), sosteniendo que “en las listas deberán ubicarse indefectiblemente después de cada precandidato o candidato de un género otro del género distinto, y así sucesivamente, observando siempre la misma proporción”, es decir que todas las listas deberían estar compuestas por un 50% de varones y un 50% de mujeres.

Si se observa la composición de la Cámara de Diputados de la provincia de Salta, después de la primera ley de cupo, se puede ver que en los últimos 15 años, las mujeres han ocupado aproximadamente un 21% de la cámara baja, sin grandes variaciones cada dos años, a pesar de la obligatoriedad en la incorporación de las listas primero de un 30% y a partir del año pasado de un 50% de mujeres.

La legislatura está compuesta por 60 diputados y a lo largo de los años se puede observar que el porcentaje de varones que han obtenido estos cargos ronda entre el 72% y 83% y el de mujeres ronda el 17% y el 28% restante. El pico más bajo para el sexo femenino fue en los años 2003 y 2005 en donde las mujeres en la cámara eran 11 y los varones 49, y el pico más alto en el año 2007 en donde las mujeres fueron 17 y los varones 43.

Resulta interesante observar la composición del recinto legislativo en los años 2015 y 2017, es decir antes de la implementación de la ley de paridad y en forma posterior a ella, tras su renovación parcial (de 30 diputados) en este año. En 2015 había 15 mujeres y 45 varones (esto equivale a un 25% y un 75%), actualmente y tras las elecciones legislativas, en la cámara de diputados disminuyó la presencia femenina, quedando compuesta por 12 mujeres y 48 varones, que equivalen a un 20% y un 80% respectivamente.

Es necesario, en una primera instancia, reconocer lo crucial de las normas en materia de género para garantizar el derecho a ser elegidas y permitir un mayor acceso equitativo de las mujeres a posiciones de poder político. Aunque esto no impide, en una segunda instancia, reconocer que esto por sí mismo es claramente insuficiente, pues los hechos demuestran que la ley de equidad de género en su primera aplicación práctica demostró sus propias limitaciones y continúa constituyendo un techo que pareciera casi imposible de traspasar.

El deseado 50% varones- 50% mujeres no pudo cumplir las expectativas y término siendo en la realidad un 80% varones- 20% mujeres, incluso una brecha más grande a la que había antes de la vigente ley de paridad.

Los compromisos gubernamentales han sido, y siguen siendo, claves para el fomento de medidas que favorezcan la participación de las mujeres en la política… estos resultados electorales invitan a no olvidarlo.

DESCARGAR NOTA DE ANÁLISIS 

Informe de Coyuntura N° 52

SEGREGACIÓN ESCOLAR SOCIOECONÓMICA

La brecha entre la educación pública y privada

El nivel socioeconómico de los padres es considerado un factor influyente en las oportunidades de desarrollo y aprendizaje del individuo, lo que por ende incide en su rendimiento académico.

Un ejemplo claro en donde se puede percibir la influencia del nivel económico, establecido generalmente por la ocupación de los padres, es en la determinación del tipo de educación que el individuo recibe. La distribución desigual de los estudiantes en los centros educativos públicos y privados según sus características sociales o culturales no se explica específicamente por preferencias individuales y naturales.

Las pruebas aprender buscan medir la calidad educativa y sus resultados permitirán mejorar continuamente el aprendizaje y así lograr una mayor equidad. El estudio de las matemáticas y ciencias es considerado de gran importancia para la formación de los alumnos como un medio para fomentar hábitos de razonamiento.

Los niveles de desempeño en Matemática y Lengua de los alumnos del último año del secundario muestran una gran brecha entre instituciones estatales y privadas. Matemática es un problema para la educación media ya que el 50,7% de los estudiantes del sector estatal están por debajo del nivel básico duplicando el porcentaje de alumnos en las escuelas privadas (25,1%). Mientras que en Lengua si bien los porcentajes fueron menores, igualmente los del sector estatal duplicaron a los del sector privado, 24,2% y 11,5% respectivamente. Con lo anterior se observa en general que 7 de cada 10 alumnos tienen problemas en Matemática y 3 de cada 10 en Lengua.

Al cruzar los datos (sector de gestión y nivel socioeconómico) se observan importantes brechas entre el sector público y privado teniendo en cuenta el bajo y alto nivel socioeconómico del que provienen los alumnos. En primer lugar, el 36% de los estudiantes del sector estatal provienen de hogares de bajo nivel socioeconómico, contra un 6,7% de los estudiantes del sector privado (siendo 5 veces inferior). En segundo lugar, teniendo en cuenta un alto nivel socioeconómico, apenas el 4,8% de los estudiantes concurren al sector estatal contra un 33,1% que concurre al sector privado.

En cuanto a los alumnos que provienen de hogares de nivel socioeconómico medio el porcentaje alcanza alrededor de un 60% tanto en el sector estatal como en el privado, siendo más equitativa la cantidad de alumnos que concurren a uno u otro tipo de institución educativa.

En el sector privado el 62,7% (23,7% terciario y 39% universitario) de los padres de los estudiantes tiene un estudio superior (terciario o universitario) mientras que en el sector estatal un poco menos de la cuarta parte posee este tipo de estudio (23,8%).  El porcentaje de padres que no termino la escuela secundaria en el sector estatal supera en 12,1 puntos porcentuales al porcentaje de padres en la misma situación del sector privado (20,1% y 8% respectivamente).

En el sector estatal la mayor proporción está representada por la cantidad de padres que finalizaron el secundario, mientras que en el sector público la mayor cantidad finalizo un estudio universitario.

Es clara la tremenda inequidad que se evidencia entre estudiantes del sector público y privado, y los resultados obtenidos por cada uno de ellos constituyen herramientas de gran valor a la hora de mejorar el nivel de conocimiento de los estudiantes y disminuir la brecha existente. Combatir la segregación escolar garantiza la justicia educativa y social lo cual permite mejorar el sistema educativo en su totalidad.

DESCARGAR INFORME

 

 

Nota de Análisis N° 17

UNA PERSONA, UN VOTO

El 66,74% del total de electores se concentran en Capital, San Martin y Orán.

Las democracias, desde el punto de vista de la selección de los gobernantes, se sustentan en el voto universal, igual, secreto y obligatorio. La idea de UNIVERSAL nos dice que todos los ciudadanos, desde el año 2012 los mayores de 16 años, tienen derecho a votar, sin discriminación de credo, estrato social o económico ni de grado de estudios. En cuanto la noción de IGUAL, refiere al valor del voto y afirma que equivale lo mismo el voto de un pobre que de un rico, el voto del que tiene estudios como del que no sabe leer ni escribir, como así también el de varones como el de mujeres.

Cuando se observan los departamentos de una provincia, más allá de las diferencias en desarrollo, extensión, pobreza o riqueza, es interesante mirar la cuestión poblacional, que en términos políticos se traduce en más o menos electores, en más o menos votos. El número de habitantes que tiene un departamento, una zona o un lugar importa, y mucho en la medida en que ganar en uno, dos o tres departamentos estratégicos puede resultar determinantes en una elección y asegurar el triunfo de ésta.

En las elecciones para diputado nacional del pasado 22 de octubre las tres fuerzas políticas ganadoras obtuvieron el 77, 43% del total de votos, ganando alguna de las tres en cada uno de los departamentos y repartiéndose entre ellas la victoria en los distritos mencionados más importantes electoralmente de la provincia: Capital, San Martin y Orán.

El primer lugar lo obtuvo Cambiemos (candidato Martin Grande) que resultó el más votado en cinco departamentos, entre ellos Capital, que como mencionamos concentra el mayor número de votantes.

El segundo lugar fue para Unidad y Renovación (candidato Andrés Zottos) el cual ganó en más de la mitad de los departamentos, 16 en total y entre ellos Orán el tercero en concentración de votantes.

Finalmente, ubicándose en el tercer puesto, sigue el Frente para la Victoria (candidato Sergio Leavy) que ganó en solo dos departamentos, pero entre ellos San Martin, el segundo distrito con mayor cantidad de votantes.

Lo antes expuesto permite entrever que un voto en si posee el mismo peso, una persona es igual a un voto, pero esto no impide que la distribución de votantes sea desigual en el territorio provincial y que esto se traduzca en que existan departamentos con más poder relativo respecto a otros a la hora de determinar los resultados de una elección. Es decir, hay departamentos que son electoralmente más importantes que otros y que por ende, según la elección de que se trate, resultan destinatarios de campañas políticas más activas, de recursos económicos más grandes y de beneficios varios con vistas a resultar determinantes para una posible victoria electoral.

DESCARGAR NOTA DE ANÁLISIS