Informe de Coyuntura N° 52

SEGREGACIÓN ESCOLAR SOCIOECONÓMICA

La brecha entre la educación pública y privada

El nivel socioeconómico de los padres es considerado un factor influyente en las oportunidades de desarrollo y aprendizaje del individuo, lo que por ende incide en su rendimiento académico.

Un ejemplo claro en donde se puede percibir la influencia del nivel económico, establecido generalmente por la ocupación de los padres, es en la determinación del tipo de educación que el individuo recibe. La distribución desigual de los estudiantes en los centros educativos públicos y privados según sus características sociales o culturales no se explica específicamente por preferencias individuales y naturales.

Las pruebas aprender buscan medir la calidad educativa y sus resultados permitirán mejorar continuamente el aprendizaje y así lograr una mayor equidad. El estudio de las matemáticas y ciencias es considerado de gran importancia para la formación de los alumnos como un medio para fomentar hábitos de razonamiento.

Los niveles de desempeño en Matemática y Lengua de los alumnos del último año del secundario muestran una gran brecha entre instituciones estatales y privadas. Matemática es un problema para la educación media ya que el 50,7% de los estudiantes del sector estatal están por debajo del nivel básico duplicando el porcentaje de alumnos en las escuelas privadas (25,1%). Mientras que en Lengua si bien los porcentajes fueron menores, igualmente los del sector estatal duplicaron a los del sector privado, 24,2% y 11,5% respectivamente. Con lo anterior se observa en general que 7 de cada 10 alumnos tienen problemas en Matemática y 3 de cada 10 en Lengua.

Al cruzar los datos (sector de gestión y nivel socioeconómico) se observan importantes brechas entre el sector público y privado teniendo en cuenta el bajo y alto nivel socioeconómico del que provienen los alumnos. En primer lugar, el 36% de los estudiantes del sector estatal provienen de hogares de bajo nivel socioeconómico, contra un 6,7% de los estudiantes del sector privado (siendo 5 veces inferior). En segundo lugar, teniendo en cuenta un alto nivel socioeconómico, apenas el 4,8% de los estudiantes concurren al sector estatal contra un 33,1% que concurre al sector privado.

En cuanto a los alumnos que provienen de hogares de nivel socioeconómico medio el porcentaje alcanza alrededor de un 60% tanto en el sector estatal como en el privado, siendo más equitativa la cantidad de alumnos que concurren a uno u otro tipo de institución educativa.

En el sector privado el 62,7% (23,7% terciario y 39% universitario) de los padres de los estudiantes tiene un estudio superior (terciario o universitario) mientras que en el sector estatal un poco menos de la cuarta parte posee este tipo de estudio (23,8%).  El porcentaje de padres que no termino la escuela secundaria en el sector estatal supera en 12,1 puntos porcentuales al porcentaje de padres en la misma situación del sector privado (20,1% y 8% respectivamente).

En el sector estatal la mayor proporción está representada por la cantidad de padres que finalizaron el secundario, mientras que en el sector público la mayor cantidad finalizo un estudio universitario.

Es clara la tremenda inequidad que se evidencia entre estudiantes del sector público y privado, y los resultados obtenidos por cada uno de ellos constituyen herramientas de gran valor a la hora de mejorar el nivel de conocimiento de los estudiantes y disminuir la brecha existente. Combatir la segregación escolar garantiza la justicia educativa y social lo cual permite mejorar el sistema educativo en su totalidad.

DESCARGAR INFORME