Nota de Análisis N° 9

SOBREEDAD EDUCATIVA

4 de cada 10 alumnos del secundario posee sobreedad

Un alumno con sobreedad es aquel que tiene más edad de la considerada teóricamente ideal según las normas legales de acceso al sistema educativo para el año de estudio que cursa, y como tal la sobreedad educativa es una de las problemáticas centrales a abordar para prevenir la repitencia y el abandono escolar.

Plantear que la educación es un derecho universal, suena a obviedad, y es que no dice mucho si no invita a preguntarse que implica realmente el derecho a educarse. Supone una formación en herramientas que permitan ejercer una ciudadanía crítica y participativa socialmente e implica no solo la posibilidad de acceder al sistema educativo, sino a uno de calidad.

Los últimos datos aportados por el DINIEE (Dirección Nacional de Información y Estadística Educativa) dependiente del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación, muestran que, en la Región NOA, Salta es una de las provincias que lidera la tasa de sobreedad a nivel secundario[1]. En referencia al Ciclo Básico (que incluye los años 7°, 1° y 2°) la provincia tiene un 41% de alumnos que asisten a esos grados con una edad superior a la que le debería, ubicando a Salta en segundo lugar solo un punto por debajo de Santiago del Estero. En cuanto a los últimos grados del secundario, correspondientes al Ciclo Orientado (que incluye los años 3°, 4° y 5°), la provincia se ubica en primer lugar a nivel regional, con un 44% de alumnos que con sobreedad asisten a dichos años (ver gráfico).

Grafico 1: Tasa de sobreedad de alumnos de secundaria según ciclo y provincia. Año 2014.

graficona9

En referencia en forma exclusiva a la provincia, se puede decir que los mayores índices de sobreedad y repitencia en la secundaria se dan en primer año (46%), en segundo año (46,5%) y, en tercer año (47,1 %). En referencia a los dos últimos grados se tiene lo siguiente: cuarto año (42,5%) y quinto año (40%).

Las altas tasas de desfasaje entre los alumnos con respecto a la edad que teóricamente tendrían que tener con la que realmente tienen al cursar sus estudios, lleva a reafirmar la necesidad de políticas educativas eficaces, con el fin de combatir ésta problemática junto con la repitencia, las inasistencias reiteradas y el bajo rendimiento en el aprendizaje de los contenidos básicos a largo de la trayectoria escolar, como condiciones indispensables para evitar en un futuro la deserción escolar.

Una educación de escasa calidad, poco perceptiva a sus propias falencias y con falta de adaptabilidad a la diversidad con la que se convive cada día,  termina por trasformar al sistema educativo en una fuerza que favorece la reproducción de las desigualdades, acentuando en vez de atenuando las condiciones de desventaja con las que numerosos estudiantes llegan a la escuela.

 

 

DESCARGAR NOTA

 

 

 

[1] Cabe aclarar que los datos no permiten discernir si a la sobreedad los alumnos la traen ya desde la primaria, o repitieron en la secundaria, como así también, si la repitencia fue de uno, dos o más años.